Y nos dieron las 10… sesiones de cortometrajes

Anoche finalizó la penúltima semana de Sección Oficial del Festival. Nos vamos acercando al final. Y es que los festivales, por muy largos que sean, también se acaban. Pero aún nos quedan tres largometrajes y nueve cortometrajes por disfrutar. Cine, cine, cine.

The acrobat

The acrobat Festival de Islantilla

Gerardo Herrero fue el encargado de inaugurar la décima sesión de cortometrajes. Hace un par de festivales ya sorprendió con su corto “Picnic”, ahora vuelve a sorprender con esta nueva pirueta. Una historia sobre el destino y la posibilidad (o no) de cambiarlo.  Y todo contado con mano firme. Excelente fotografía, ¡qué belleza de luz en la ciudad! y brillante montaje. Esta pequeña joya hizo estremecer al espectador. Doble salto mortal y sin red. Para aplaudir.

The art of crossing a bridge

The art of crossing a bridge Festival de Islantilla

Dinamarca repite en el Festival con esta obra rodada en Suecia. Una historia de amor interracial entre una danesa y un cubano. Asger Lindgaard dirige la función. Las absurdas leyes de algunos países hacen que las historias de amor no tengan un final feliz… o tal vez sí. Hay que cruzar un puente, el más largo del mundo. Bella historia la que nos propone este cineasta danés.

The Kiosk

The Kiosk Festival de Islantilla

De nuevo la animación europea demostrando el buen estado de salud que tiene. Ahora es el turno de Suiza. La realizadora Anete Melece nos cuenta esta simpática historia. Con el paso de los años, poco a poco el kiosko se ha convertido en la casa de Olga. Su dieta a base de dulces y su vida monótona la han hecho más grande que la salida. Divertida premisa a la que le ayuda unos bellos trazos animados. Lo dicho. Qué bien le sienta la animación a los cortos europeos.

The Rattle of Benghazi

The Rattle of Benghazi Festival de Islantilla

El director andaluz Paco Torres dirige esta coproducción con Irlanda. Ambientada en Libia cuenta la historia de dos inocentes niños que jugando acaban siendo víctimas de la guerra. En la vida de Adel y Ada está reflejada la de tantos niños que carecen de infancia a causa de la sinrazón de los adultos. Y todo contado con el toque mágico de Paco Torres. Sugerente, casi susurrante. Con una fotografía fría, como la vida a la que les ha tocado vivir a sus protagonistas.

The water well

The water well Festival de Islantilla

Yury Evdokimov produce, escribe y dirige este cortometraje ruso. Rodado en un impecable blanco y negro. Con muy pocos elementos nos adentramos en esta inquietante historia. Un pozo, una cuerda, un cubo… ¿y el agua?. Esa es la historia. Inquietante. Resulta curioso que sea una producción rusa la película del Festival que más recuerda al maestro Luis Buñuel. Y es que todo en esta película recuerda al maestro aragonés. La situación y los personajes. Ese niño que aparece al final entre las espigas es la misma imagen de la llegada de Silvia Pinal por el desamparado paisaje de “Simón del desierto”. Genial.

Three days in Kamakura

Three days in Kamakura Festival de Islantilla

Japón. Llegó la producción oriental de esta edición. Alex McAulay dirige esta pieza que mezcla culturas. Un niño queda solo después de su clase inglés. El profesor, que no puede tener hijos en su matrimonio, se lo lleva a casa. Martin Burns interpreta con talento al profesor. Y Makiko Mikami le da la réplica como la “ausente” esposa. Con una trágica historia como telón de fondo, los protagonistas encuentran su salvación gracias al pequeño alumno. Conmovedora.

Till death do us part

Till death do us part Festival de Islantilla

Hasta que la muerte nos separe. Eso es lo que nos cuenta el realizador andaluz Julián Lara en esta producción rodada en Los Angeles. Justo antes de la boda, la novia no puede reprimir sus celos. Su futuro esposo tiene una larga colección de ex novias. ¿Pero qué ocurre si todas estas ex son unas zombies?. Julián Lara llena de sangre y de humor la pantalla al más puro estilo americano. Cine de los 80 para el siglo XXI.

Tin & Tina

Tin & Tina Festival de Islantilla

Terror en blanco y negro. Incluso hubo algún grito en la sala. Y es que Rubin Stein consigue lo que se propone: aterrorizar al espectador. Una historia contada en un único plano sostenido en el tiempo. Los pequeños Tin & Tina no quieren tomar puré, ellos ya tienen planeado otra cosa. El director de fotografía Alejandro Espadero crea una atmosfera tenebrosa que ayuda a condicionar al espectador. Muy buena muestra de cine de terror que a buen seguro hubiese encantado al maestro Hitchcock.

Tránsito

Tránsito Festival de Islantilla

A Macarena Astorga le tocó cerrar la noche con este cortometraje rodado en Archidona gracias al Premio al Mejor Guión obtenido en el Archidona Cinema. Pablo va a una importante reunión de trabajo. Distraído y hablando por teléfono se da cuenta que se ha desviado de su camino. El motor del coche se para. A partir de ahora, ya nada será igual para él. Y esto es todo lo que debemos contar de esta historia. Porque el final nos depara sorpresas. Muy bien realizado por Macarena Astorga. Puro cine de suspense.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s