Diez películas con Santiago Ramos

Santiago Ramos, nuestro homenajeado con el Premio Luis Ciges 2014, es uno de los actores más emblemáticos de nuestro cine. Santiago Ramos Festival IslantillaIndispensable en las comedias de los 80, actor dramático ganador de un Goya, con mucho cine a sus espaldas. A lo largo de su carrera ha interpretado los más variopintos personajes, a los que con su voz le ha dado una característica muy especial. Hemos seleccionado 10 películas en las que aparece, como muestra de su excelente calidad artística. Desde Luis G. Berlanga hasta José Luis Garci. Las analizamos una a una. El cine según Santiago Ramos.

La vaquilla (1985)

La vaquilla

Trabajar a las órdenes de todo un maestro como Luis G. Berlanga es todo un lujo, pero si a eso le añadimos compartir planos con Alfredo Landa o José Sacristán es entrar en el cine por la puerta grande. En esta gran película sobre la guerra civil nuestro “Premio Luis Ciges” interpreta a Limeño, un torero (o más bien matarife) dispuesto a la torear la pobre vaquilla de la discordia. Reparto coral donde la maestría de Santiago Ramos brilla especialmente. Ese torero valiente que a la hora de estar delante de la vaquilla se muere de miedo es para morirse de risa. Alfredo Landa lo calificó como “un fuera de serie, uno de los mejores actores españoles”.

Sé infiel y no mires con quién (1985)

Sé infiel y no mires con quién

De la mano de Fernando Trueba se convierte en uno de los imprescindibles de la llamada “comedia madrileña”. En esta película de enredos, puertas que se abren y se cierran, personajes que se mienten, se evitan o se desean, Santiago Ramos interpreta al más pícaro de la función. Da vida Paco Barroso, el tramposo socio de la editorial que comparte con Antonio Resines. Toda la película gira en torno a la firma de una colección de cuentos infantiles a la misma vez que quiere dar esquinazo a su mujer, Carmen Maura, para pasar una noche con su amante, Bibiana Fernández. Y en medio de este lío, su secretaria Verónica Forqué locamente enamorada de él. Sin duda, el rey de esta comedia.

El año de las luces (1986)

El año de las luces

De la comedia a un personaje más antipático que Santiago borda en las pocas secuencias en las que aparece. Una vez más Fernando Trueba cuenta con él. En esta historia de postguerra con el amor adolescente de unos jovencísimos  Jorge Sanz y Maribel Verdú como telón de fondo, Santiago Ramos interpreta a Pepe, el estricto tío del protagonista, que se deshace de su sobrino ingresándolo en  un orfanato para hijos de caídos en la guerra. Sus escenas mano a mano con Verónica Forqué quedan grabadas en la retina del espectador. Verónica ganó su primer Goya por esta película, y buena parte de su buen trabajo fue por tener a un perfecto Santiago Ramos dándole la mejor de las réplicas. La película se vino del Festival de Berlín con un premio bajo el brazo.

Luna de lobos (1987)

Luna de lobos

Uno de los primeros protagonistas de Santiago fue este Ramiro que interpreta en esta película de Julio Sánchez Valdés. Historia sobre maquis escondidos en los montes, que se niegan a perder la guerra civil. En un reparo donde también destacan Antonio Resines o Álvaro de Luna, el trabajo de Santiago Ramos brilla con gran intensidad. Además de su peculiar timbre de voz, por primera vez su mirada también se convierte en una de sus mejores herramientas para expresar todo lo que su personaje lleva dentro. Hay que reivindicar esta cinta de finales de los 80, una película que debería ocupar un mejor lugar en la historia de nuestro cine.

Las cosas del querer (1989)

Las cosas del querer

El presidente del jurado de esta edición del Festival de Islantilla, Jaime Chávarri, dirigió a Santiago Ramos en este taquillero musical. Ángela Molina, Ángel de Andrés López y un debutante Manuel Bandera cantaban, se enamoraba y se enfadaban en esta historia/homenaje al mítico Miguel de Molina. Y entre ellos estaba Don Servando, el hombre rico que arrancaba a la Molina de los brazos de Ángel de Andrés. Una vez más en una interpretación de reparto asomaba el talento de Santiago. Una pena que no se sigan rodando musicales de esta altura en nuestra cinematografía. Muy valiente, como siempre, y talentoso Chávarri.

Orquesta Club Virginia (1992)

Orquesta Club Virginia

Y de musical a musical. Otro grande de las comedia, Manuel Iborra, dirigió a esta tropa de músicos ambulantes. Jorge Sanz, Antonio Resines, Juan Echanove, Enrique San Francisco, Santi Arisa… y Santiago Ramos como El Negro. Responsable de la orquesta, Santiago interpreta a un perdedor que no quiere reconocer que lo es y se refugia en la bebida para evadirse. Todas sus apariciones en esta comedia son memorables. Muy grande el reparto al completo, pero especialmente Enrique San Francisco y Santiago Ramos. Ellos dos consiguen los mejores picos de la película. Y todos bailamos al ritmo que ellos nos marcan.

El techo del mundo (1995)

El techo del mundo

Otro cineasta a reivindicar es Felipe Vega. Su cine tiene un sello de calidad que no está lo suficientemente reconocido. Y buena muestra de su talento lo desarrolla en esta película donde interpreta a Tomás, un hombre optimista que emigró a Suiza y tiene a su carga una cuadrilla de inmigrantes. Pero un accidente laboral hace que Tomás cambie radicalmente de personalidad. Y es en esa dualidad donde Santiago Ramos hace una interpretación merecedora de todos los premios posibles. Su trabajo a las órdenes de Vega puso a Santiago en la lista más alta de las mejores interpretaciones de ese año. Aún así el Goya se le resisitió en esta ocasión donde ni siquiera fue nominado. Una de esas injusticias que a veces hay en los Premios de la Academia.

Como un relámpago (1996)

Como un relámpago

Y el Goya llegó. Tenía que llegar y lo hizo con esta comedia dramática dirigida por Miguel Hermoso. Nominado junto a otros grandes como Antonio Banderas o Carmelo Gómez, Santiago se alzó finalmente con el cabezón al Mejor Actor Protagonista dando vida a Rafael. Perdedor entre los perdedores, Rafael es un entrañable personaje refugiado en Canarias, al que su hijo desconocido, un debutante Eloy Azorín, busca desesperadamente para conocerlo. La madre es Assumpta Serna, nuestro “Premio Luis Ciges” el año pasado. Todos los adjetivos son pocos para alabar el gran trabajo de Ramos. Para aplaudir y mostrar en la escuelas de interpretación.

Hotel Danubio (2003)

Hotel Danubio

Remake del clásico “Los peces rojos” de José Antonio Nieves Condes. En esta ocasión es Antonio Giménez-Rico quien se hace cargo de esta producción donde Santiago interpreta a Hugo. Enamorado de una joven Carmen Morales se refugian en un lejano hotel para matar a un ficticio personaje creado por ellos mismos. Lo que en un principio era una broma entre ellos se convierte en “alguien” del que se tienen que deshacer. Una vez más Santiago demuestra lo grande que es al frente de este personaje lleno de matices y registros. Todo un tour de force interpretativo.

Tiovivo c. 1950

Tiovivo 1950

Y cierra esta lista de diez títulos esta joya de José Luis Garci. Película coral donde las haya, radiografía de los más variopintos personajes del Madrid de los años 50. En esta ocasión su personaje es Irineo Méndez, director de una sucursal bancaria que se mueve entre su trabajo y su pasión por su amante. Doble moral de la época que queda perfectamente plasmada en la mentalidad del personaje de Ramos. En esta obra están otros grandes como Fernando Fernán-Gómez, Alfredo Landa, María Asquerino o Miguel Rellán. Y junto a ellos nuestro “Premio Luis Ciges 2014”. Diez títulos imprescindibles para disfrutar del talento de Santiago Ramos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s