Ocho actrices para la octava edición

Vamos llegando a la recta final del repaso de las nominaciones antes que se abran los sobres y se desvelen los ganadores el próximo sábado 29 de agosto. De momento hay ocho mujeres, ocho excelentes actrices con ocho impecables trabajos a sus espaldas. Cualquiera de ellas podría llevarse el Premio Luna. Todas lo merecen. Pero el Jurado tendrá que ponerse de acuerdo para premiar solo a una de ellas. Difícil tarea.

NOMINACIONES A LA MEJOR ACTRIZ

Astrid Adverbe por “El viaje de Ana”

El viaje de Ana Festival Islantilla

La indiscutible protagonista de esta coproducción entre Chile y Francia es pura sensibilidad y dulzura. Astrid Adverbe pasa casi de puntillas por delante de la pantalla. Susurra sus diálogos, nos hipnotiza, nos atrapa en su silenciosa red de tela de araña. Su sutileza interpretativa le ha hecho llegar a la final de esta octava edición.

Ana María Estrada por “La amante del libertador”

La amante del libertador Festival de Islantilla

Un duelo interpretativo entre dos mujeres es la base fundamental de esta coproducción entre Perú y Estados Unidos. Ana María Estrada interpreta a la hermana mayor en un doble papel. Una mujer al borde de la locura en el presente y una monja revolucionaria en el pasado. Dos roles que parecen interpretados por dos actrices completamente distintos. Ahí está el talento de esta veterana actriz que pide su sitio en estas nominaciones.

Wendy Vásquez por “La amante del libertador”

La amante del libertador Festival de Islantilla

La otra cara de la moneda de “La amante del libertador” la pone la joven actriz Wendy Vásquez. Ella también tiene un doble papel en esta producción de época que nos traslada a la revolución con la que consigue Perú su independencia de España. Wendy es el eje central de la trama. Su trabajo interpretativo va en continuo crecimiento. Es una heroína dentro y fuera de la pantalla. Normal que la lupa que busca las mejores actrices de este año se haya posado sobre ella.

Macarena Gómez por “La hora del baño”

La hora del baño Festival de Islantilla

Doble pirueta mortal y sin red. Algo así es lo que hace Macarena Gómez a las órdenes de Eduardo Casanova en este inquietante cortometraje incapaz de dejar a nadie indiferente. Macarena borda su difícil papel de madre que se arrepiente de serlo. A medio camino entre la locura y la dulzura. Nos da aunténtico miedo en la pantalla. Y eso la hace merecedora de acercarse un poquito a la Luna de Islantilla.

Fabiana Medina por “La sargento Matacho”

La sargento Matacho Festival de Islantilla

Uno de los muchos logros de esta producción colombiana es el trabajo de su protagonista que da nombre al título de la película. Fabiana Medina interpreta a una humilde mujer campesina que se ve envuelta en una espiral de violencia tras presenciar el asesinato militar de su marido. Los ojos de Fabiana hablan más que su boca. Su trabajo es inmenso. Ella está soberbia. Tenía que estar sí o sí entre las finalistas de este año.

María Onetto por “La vida después”

La vida después Festival de Islantilla

En este drama argentino es fundamental el trabajo interpretativo de sus protagonistas. Ellos son la base de esta película. Y en esa base hay dos puntos. Uno masculino y otro femenino. En éste último está una maravillosa María Onetto en una de las composisiones más desgarradoras de esta edición. Al comienzo de la trama disfrutamos de su verborrea y su chispa, para torcerse todo en drama en el tercer acto. Y es ahí donde María nos deja a todos con un nudo en la garganta. Talento en estado puro.

Marisa Paredes por “Silencios”

Silencios Festival de Islantilla

En este cortometraje se habla mucho, se grita mucho más bien, pero la protagonista absoluta prácticamente no dice ni mú. Grande del cine por su impecable trayectoria, en esta pieza Marisa Paredes nos deslumbra con su talento. Cuánto dolor cabe en su personaje, cuánta angustia, cuánta desesperación… y cuánta impotencia. Ojo a todas las nominadas, que lo de Marisa huele a querer premio.

Susi Sánchez por “Tras bambalinas”

Tras bambalinas Festival de Islantilla

Este bello cortometraje que nos habla del teatro y de la pérdida de la memoria tiene en la mirada, la voz y el alma a una excelente actriz dándole vida. Susi Sánchez derrocha talento a cada tramo de esta pieza. No hay ningún momento donde no brille como auténtica maestra de ceremonias de la función. Los ojos se van tras ella, y de paso le dejamos un hueco en nuestro corazón. Su trabajo le hace una rival muy importante ante este grupo de mujeres que buscan la Luna.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s