Cortometrajes a Concurso: Pase 12

Acaba la penúltima semana de proyecciones de la Sección Oficial con el pase número doce de los catorce programados por el Festival Internacional de Cine bajo la Luna. Quedan muy pocas películas para llegar el cortometraje número 100. Ayer jueves volvió a brillar la excelente calidad de las propuestas procedentes de España, Rusia, Singapur y Suiza. Cine de ficción y de animación que no hace otra cosa que subir y subir el nivel del buen cine visto durante el verano. Y es que en Islantilla el cine es una auténtica fiesta.

Sputnik

Sputnik

Vicente Bonet abrió la proyección con un cine que respira el aroma del mejor Spielberg. Nikolay es un cosmonauta ruso que se convierte en el primer ser humano en salir al espacio, pero un fallo técnico le impedirá volver con vida. A partir de aquí se sucede una maravillosa historia entre el cosmonauta y la joven americana que consigue comunicarse accidentalmente con él. La dirección de arte es impecable, obra de Abdón Alcañiz. Bonet rueda con estilo propio, un sello muy personal que nos recuerda al cine americano de los 80. La fotografía de Guillem Oliver es clave también para conseguirlo. Una pequeña joyita dentro de un festival repleto de luces.

Stalingrado

Stalingrado

Comedia castiza. Esto es casi ya un género en sí en nuestro cine, que nos ha regalado maravillosas películas como ahora nos obsequia Anyora Sánchez. Un joven campesino, su dominante madre y la joven novia rusa del primero. Tres ingredientes deliciosos con los que Anyora juega a su antojo para divertirnos y provocarnos la mayor de las sonrisas. Cuenta para ello con un perfecto texto de Ignacio Alonso Ignacio López. Los personajes están magistralmente escritos y los tres protagonistas, Sebas Fernández, Nina Ikonen y María Jesús Garrido saben darle cuerpo y alma con sumo talento. Una gozada.

Stomach

Stomach

Cuando el soldado Leonardo Hubert decide desertar, atravesar el desierto y matar a los dos ocupantes de un convoy, descubre a Monique, una enfermera escondida dentro de uno de los camiones. La sorpresa es cuando descubre que está embarazada. Durísimo relato escrito y dirigido por Javien Kühn. Historia de personajes en guerra. Una guerra tanto exterior como en el propio interior de los protagonistas. Kühn sabe mantener al público en vilo. Lo atrapa de principio a fin y no lo suelta hasta el final. Una proeza visual contada en dos antagónicos paisajes. El árido donde se sitúa el conflicto y un frío Londres por el que huye la protagonista. Grande el cine de Javier Kühn, en contenido y en forma.

Supercool

Supercool

En estos años hemos visto muchas veces al actor Hugo Silva hacer el gamberro delante de la cámara, explotando su vis cómica, sobre todo con Álex de la Iglesia y con Pedro Almodóvar, pero ahora lo vemos por primera vez “gamberrear” detrás de la cámara. Historia de superhérores. Una locura, un divertimento, un circo, una maravillosa propuesta. Bravo. Genial. Todo un acierto, tanto en el guión escrito por el propio Hugo junto con Arantxa Morales, así como en su trabajo como realizador. No es de extrañar la aparición estelar del propio Álex de la Iglesia, sin ninguna duda máxima influencia del actor. Mención especial a Supercool, al que da vida un divertidísimo Jimmy Castro. Para no parar, pero no parar de reír.

Suspendu

Suspendu

Al amanecer, en una gran escuela de baile, un joven bailarín cae ensayando algunos movimientos. Algo se rompe en su pie, causándole un agudo dolor. Delicada y encantadora historia sobre el mundo de la danza. El sacrificio de los jóvenes bailarines que entregan su vida a la danza. Elie Grappe dirige y escribe esta producción suiza. Todo está rodado con sumo cuidado, con muchísimo talento. Grappe baila con su cámara a la misma vez que lo hace su protagonista. La luz de la fotografía de Lucie Baudinaud es parte implicada en la belleza de cada secuencia. Arte, puro arte. No debemos olvidar a su frágil protagonista, que da vida el joven actor Erwan Jeammot. Su dolor es un paso más de esta danza.

The Beach Boy

The Beach Boy

Desde Singapur llega Hannes Rall por segundo año consecutivo al Festival de Cine de Islantilla con una de sus creativas animaciones. El año pasado llegó a ser finalista al Premio Luna al Mejor Cortometraje por su obra “Si Lunchai”. Ahora regresa con una historia de dos amantes desgraciados en el Vietnam antiguo. Un rey tirano, una princesa que huye y un marinero que se enamora de ella. Son los ingredientes necesarios para construir una fábula de las que tanto le gustan a Hannes Rall. La técnica de animación es impecable. Una genialidad. Trazos perfectos para encandilar al espectador de la misma forma que lo hacen sus protagonistas reflejados uno en el ojo del otro. Inolvidable.

The Edge

The Edge

Una anciana vive en una pequeña estación. No hay ninguna criatura viva alrededor. El único acontecimiento de su vida es un tren que pasa por la estación sin hacer ninguna parada. A esta animación rusa le tocó cerrar la noche. Y lo hizo con otra veterana del Festival de Islantilla, Alexandra Averyanova. La directora rusa también llegó a ser finalista al Premio Luna al Mejor Cortometraje hace un par de ediciones por su película “Shades of gray”. La historia de esta solitaria anciana está contada con muchísima delicadeza. Es una prueba de amor al cine. Buena prueba de ello es ese juego de espejos entre el color y el blanco y negro. Los trenes están muy presentes en la filmografía de Averyanova, y ahora en este cortometraje es uno de sus protagonistas. Animación de obra maestra, sin ninguna duda.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s