Sesión 3 de Cortometrajes a Concurso

Vuelven los cortometrajes a la Sección Oficial con el tercer pase de películas a concurso. Ayer martes se presentaron seis producciones de los más diferentes estilos procedentes de España y Francia. De nuevo el público acudía a su cita con el mejor cine bajo la Luna, contribuyendo así, un vez más, a superar ese récord de espectadores año tras año. Y es que Islantilla y su público tiene un idilio cinematográfico desde años diez años.

Como lágrimas en la sal

Como lágrimas en la sal

La directora y guionista Helena Mariño abrió la noche con una interesante propuesta visual rodada con sumo talento y cariño. Se acaban los días de mar y playa y, con todo ello, otras cosas que Li jamás pensó que se acabarían por su propia voluntad. Sin embargo ya ha decidido. Mariño mueve a sus personajes, especialmente a su protagonista, de un espacio a otro para narrarnos el dolor de la ruptura. Especial atención merecen esos bellos planos bajo el mar. Cuando el cine se convierte en poesía ocurren milagros como este. Gabriel Campoy, director de fotografía, aporta la paleta de colores necesaria para que este poema visual brille en la retina del espectador.

Corazón

Corazón

Ella intentaba abandonar el bosque, pero el bosque estaba dentro de ella. Sin duda una de las propuestas más inquietantes y enigmáticas de la Sección Oficial. El corazón de ella huye a la misma vez que nuestra imaginación vuela con ella. Sergio Martínez, con un guión también de su puño y letra, juega con la fragilidad de su protagonista, a la que da vida una inmensa Susana Abaitua. Todo en esta producción está al servicio de una cuidada apuesta por la estética, como la excelente fotografía de Michal Babinec. Y es que no solo Abaitua intenta escapar de ese bosque… es que también nosotros estamos dentro de él desde anoche.

Decorado

Decorado

Alberto Vázquez repite de nuevo en el Festival de Islantilla después de exhibir hace ya varios años “Birdboy” en nuestras pantallas. Y regresa con un cortometraje de animación multipremiado que se alzó en el Goya al Mejor Cortometraje de Animación en la pasada edición de los Premios de la Academia. El mundo es un maravilloso escenario, pero tiene un reparto deplorable. Eso nos dice Alberto Vázquez. ¡Una maravilla! Desde el excelente y duro (pero real) guión hasta su exquisita dirección de arte. El personal mundo en blanco y negro de Alberto Vázquez quiere colarse entre los finalistas de este año. Motivos tiene de sobra.

Dénominateur Commun

Dénominateur Commun

Ted era un friki. Consigue dinero mediante pruebas de diversas drogas. Una píldora revolucionaria cambiará su vida. Comedia francesa que provocó las más diversas carcajada en el público. El realizador galo Quentin Lecocq es el máximo responsable de este divertimento. Una “frikada” rodada con el buen pulso cinematográfico que necesitan las comedias. Leo Hardt da vida al protagonista. Nunca mejor dicho, Él (y sus otros) es el alma de la historia. Ya desde su aspecto físico aborda al personaje con la dimensión necesaria para que el público se alíe con él. Los franceses son expertos en hacer comedias, y aquí tenemos una buena muestra.

El andar del borracho

El andar del borracho

Desde la ESCAC llegaba esta interesante propuesta rodada con pericia por Pol Armengol. Como los borrachos, las partículas son incapaces de mantener trayectorias rectas debido a fuerzas externas. Viven inmersas en un caos incontrolable que las hace cambiar una y otra vez. Armengol juega con sus personajes, los maneja a su antojo para el disfrute de los espectadores. Todos ellos son imprescindibles en esta divertida comedia con explosivo final. Es una auténtica delicia disfrutar de obras como estas, una gozada, y si además como valor añadido cuenta con la narración del excelente Miguel Ángel Jenner pues mejor que mejor. Bravo.

El mundo entero

El mundo entero

Cada año, Julián visita a su madre muerta en el cementerio de Badajoz. Ella se le aparece y ambos hacen planes más o menos juntos. Pero este año la Chary le va a encargar una misión especial… Julián Quintanilla cerraba la noche con esta divertida y entrañable comedia que divirtió y emocionó a los espectadores por igual. Con una Loles León descomunal el el papel de la Chary. El torrente de Loles llena por completo la pantalla. Ella no solo es la Chary, ella es el cortometraje entero. Su mirada, su vitalidad, su desparpajo y sus ingeniosos diálogos son la base sobre la que Julián monta su cortometraje. ¿Estará Loles León nominada a los Premios Luna a la Mejor Actriz? La respuesta a finales de agosto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s