Octavo pase de Cortometrajes a Concurso

Finaliza la primera semana de agosto con el octavo bloque de cortometrajes que compiten en la Sección Oficial. Ya hemos pasado el ecuador del Festival de Cine de Islantilla y nos encaminamos a la gran final. Diez producciones de ficción procedentes de Alemania, Argentina, España y Francia se proyectaron anoche para despedir la semana. Diez obras completamente diferentes en busca cada una de ellas del corazón del espectador.

La reina de los dardos

La Reina de los Dardos

Al director Alberto Gallego le tocó abrir la noche con un guión de Carlos Bria. En el interior de la vieja reina, su subconsciente, todo lo que vemos forma parte de su mente. En el interior, tan aberrante y a la vez tan delicado, pasado, presente y futuro se mezclan en un bucle constante. Un precioso cuento narrado con la mano firme de un director que apunta bien alto. Jorge Basterretexea contribuye con una excelente dirección fotografía a la misma vez que la música compuesta por Ricardo Boya subraya aún más esa cuidada estética que prentente Gallego llevar hasta el final. Un pequeño diamante en forma de cine.

Las bragas de Julia

Las bragas de Julia

Carmen es madre y policía, una mujer autoritaria que se cree libre de sus acciones tanto en su vida laboral como en la personal. Llega el momento en el que sus convicciones se tambalean. Necesaria historia escrita y dirigida por Alba Simón. Hay que mover las conciencias de los espectadores. Zarandearlos incluso. Y Alba lo consigue a través de un suceso paralelo entre la mujer madre y la mujer policía. Eva Arias da vida a la protagonista. Dura y frágil a la vez, que en manos de la directora se convierte en la herramienta necesaria para llevar las riendas de esta pequeña gran película.

Liebestrief

Liebesbrief

¿Olvidaremos cómo escribir cartas? ¿Evitaremos ir al exterior si no no hay necesidad y todo podemos hacerlo desde casa? Estas son las preguntas que se hace y nos hace el director y guionista alemán Marcus Hanisch. Un cuento precioso apoyado en dos jóvenes intérpretes en estado de gracia: Lisa Brand y Bardo Böhlefeld. Ambos se convierten en dos auténticas marionetas en las manos de Hanisch. El director mueve los hilos a su antojo para llevarnos por sus mágicos senderos. Y como todo cuento que se precie necesita de una acorde dirección de arte. Los decorados de Tonia Hochsieder lo consiguen.

Llegar

Llegar

Los hermanos Prada son ya habituales del Festival Internacional de Cine bajo la Luna de Islantilla. Han competido ya varias veces en la Sección Oficial y ahora en esta undécima edición regresan con esta historia de apenas cuatro minutos (quizás el corto más largo que hemos visto de ellos en Islantilla), para hablarnos de una mujer sin nada que se mire cara a cara con una asistenta social, que le muestra cariño verbal pero es implacable en sus decisiones laborales. K. Prada y J. Prada nos dejan disfrutar y saborear las dos grandes interpretaciones de Violeta Orgaz y Raquel Pérez. Sentadas frente a frente sus diálogos son disparados como balas ante la atónita mirada de los espectadores.

Lo cotidiano

Lo cotidiano

Como de costumbre Sonia toma un café tranquilamente mientras espera que su hija Paula salga del colegio. Pero hoy, la cotidianidad de este instante se verá interrumpida por una visita inesperada. Un auténtico revulsivo para el espectador que nos habla de un grave problema real desde un punto de vista diferente. David Lara escribe, dirige y produce esta historia que cuenta con un extraordinario plantel de actrices como Patricia Vico, Ruth Gabriel, Míriam Montilla y Tamara Berbés. Ellas nos conducen hasta un final a través de inesperadas acciones que inquietan al público. Todo un acierto.

Lo supero

Lo supero

¡Cómo agradece el público la comedia! Es una lujo compartir risas en un patio de butacas lleno de espectadores. Una cena de amigos… un juego inocente. Tres minutos de risas que se superan las unas a las otras. In cescendo, como las buenas melodías. Ainhoa Menéndez es la responsable de todo. Ella escribe, produce, dirige e incluso se reserva uno de los personajes invitados a esa cena. No podemos ni debemos desvelar el argumento, pero nos encontramos ante un puro divertimento lleno de excesos. Y es que cuánto más, mejor para todos.

Los dos cines de Yody Jarsún

Los dos cines de Yody Jarsún

El cine argentino es un habitual en Islantilla. Durante los años 70, Pedro trabaja en el Cine del Teatro de Aguas Blancas, propiedad del mítico distribuidor Yody Jarsún. Su misión es cruzar lo más pronto posible un rollo de película hasta el Cine Gloria de Bermejo. Alejandro Gallo Bermúdez es el autor de esta pequeña obra maestra que es todo un canto de amor al cine como lo fue también el “Cinema Paradiso” de Giuseppe Tornatore. Cinco minutos de duración le basta a Gallo Bermúdez para enamorarnos con su historia y su personaje protagonista, al que da vida el pequeño Joaquín Barrios. La cámara de Quique Silva hace el resto para dimensionar esta bella historia. Muy grande.

Los invitados siempre vuelven

Los invitados siempre vuelven

Laura y Miguel tienen una vida perfecta. ¿Quién no quisiera vivir en esa casa?. Esta es la premisa de la que parte Diego Sabanés para narrarnos una inquietante historia contada en diferentes tiempos según el punto de vista de cada uno de los vértices del triángulo protagonista. Un rompecabezas del que tenemos todas las piezas desde el principio pero que no sabremos colocarlas hasta el final. Nicolás Gaude, Alejandra Lorente y Román Reyes son los maestros de la escena. Sus miradas, sus diálogos y también sus silencios hablan por sí solos. Hay que permanecer muy atentos para descifrarlos. Diego Sábanes marca los tiempos, y lo hace con mano firme, con maestría para llevarnos por su sendero hasta el final.

Love at first heist

Love at the first heist

Otra de las clásicas cinematografías que reinan en el Festival de Islantilla es la procedente de Francia. En el país galo saben hacer cine, muy bien cine, y esta obra de Rémi Anfosso es buena prueba de ello. Una sociedad autoritaria obliga a los que no tienen tatuajes de identificación apropiados a defenderse por sí mismos. Una fábula oscura, que nos recuerda al cine del gran Jean-Pierre Jeunet y su imaginario. Cuenta con una estupenda fotografía de Romain Carcanade que aporta ese grado de oscuridad que esta historia necesita. Inquietante, enigmática y divertida a la vez. Un disfrute para todos los sentidos.

Madre

Madre

Cerraba la noche el cortometraje ganador del último Premio Goya al Mejor Cortometraje de Ficción. Rodrigo Sorogoyen también es un clásico en Islantilla, tanto por sus cortometrajes como por su película “Stockholm” que fue la vencedora de la séptima edición. La cotidiana conversación en Marta y su madre se convierte en una trágica situación contrareloj cuando reciben la llamada del hijo de la primera. De esto nos habla en esta ocasión. Y lo hace con una estupenda Marta Nieto que se convierte en una de las más firmes candidatas al Premio Luna a la Mejor Actriz. Su trabajo es soberbio. Todo recae sobre ella, dirigida por el talento y el inmenso cariño que Sorogoyen pone en su heroína. El espectador con los pelos de punta. Con el corazón helado. Un auténtico fin de fiesta para cerrar la semana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s