Cortometrajes. Toma 9

Avanza el mes de agosto y nos adentramos en el noveno bloque de cortometrajes de la Sección Oficial a Concurso. Nos acercamos a los últimos de los 100 cortometrajes que compiten en el Festival de Islantilla. Francia, España y Uruguay estuvieron presentes un pase en el que de nuevo el público llenaba por completo el patio de butacas.

Moros en la costa

Abrió la noche “Mi hermano Juan” de las hermanas Cristina y María José Martín. Ana es una niña de 6 años que está haciendo una terapia infantil con una psicóloga. A través de juegos y dibujos, le va contando cosas de su familia, especialmente de su hermano Juan. Estremecedora historia con dos grandes actrices en pantalla, Leonor Watling y la pequeña Berta Sánchez. “Miedos” de Germán Sancho nos habla de muchas cosas escondidas bajo las capas del cine de terror. Un auténtico ejercicio de escritura que riza un rizo perfecto. La primera comedia de la noche fue “Moda” de Imanol Ortiz López. Sin diálogos y en blanco y negro. Y sin ropa. No hace falta nada más para hacer una mordaz crítica  la sociedad actual. La segunda comedia llegaba de Francia de la mano de Guillaume Clicquot con “Money Time”. Este director galo ya sabe lo que es llevarse el Premio del Público de Islantilla. Sus feroces comedias disparan directamente al espectador. “Moros en la costa” de Damiá Serra nos habla de Imad, un joven árabe que viene de un barrio humilde. Hoy tiene una cita en casa de Ángel, el hijo de una familia rica al que ha conocido por una aplicación de móvil. Una inquietante propuesta con una brillante Vicky Peña que hace suya la película cada vez que entra en escena. La tercera comedia de la noche fue “Moscas” de David Moreno. Una inteligente obra con dos intérpretes en estado de gracia, Rosario Pardo y Antonio Valero. Una joyita. “Niña de trapo” de Roberto Montalbo cuenta la dura historia de Mauro, que ve peligrar el hogar que ha creado junto a su mujer cuando al llegar a casa descubre que el garaje se ha inundado. Deben evitar que el fontanero husmee donde no debe. Con el corazón en un puño dejó al público desde la primera secuencia. El cine social, ese cine tan necesario llegaba con “Nuestra calle” de Clara Santaolaya. Historia de mujeres que tiene mucho que decir. Hay que darles voz y Santaolaya les brinda una excelente forma de hacerlo. Excelente. ¡Y qué bien está Adelfa Calvo, como siempre!. Y la noche la cerraba Uruguay con “Olga” de Santiago Edye. Una historia de soledad contada de forma minimalista pero con ahondando en su enorme carga emocional. Y con una sola actriz al frente, una estupenda Raquel Tejera. Un broche final desde ultramar a Islantilla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s